5 principales increíbles cambios de peso en las celebridades

Anuncios


La vida de las principales celebridades de Hollywood siempre parece más luminosa y más fácil que la de las personas ordinarias. Ganan buen dinero, pueden permitirse trajes, carros, casas y vacaciones en las que uno sólo puede soñar – literalmente todo el mundo les pertenece y prácticamente no hay nada que no puedan asumir. ¡Y su apariencia! ¡Siempre perfecta! Parece que hubieran nacido finamente vestidos, maquillados, y por supuesto, con cuerpos impecables.
Pero algunas celebridades no le temen a los experimentos y les encanta impactar a sus fanáticos con cambios increíbles de su apariencia y de alguna manera esto los hace más populares, aunque los cambios no siempre sean positivos.

1. Ryan Gosling

Ryan Gosling Fat

Los experimentos con el peso no siempre terminan de manera exitosa. Y el problema no es sólo respecto a la salud. Ryan Gosling, un actor famoso y el ídolo de millones de mujeres de todo el mundo, debe estar tremendamente arrepentido de haberse puesto en peligro al ganar demasiado peso.

Gosling ganó 60 libras para el papel del padre en duelo de la chica asesinada en la película de Peter Jackson, del 2009, “Desde mi cielo” (The Lovely Bones). Debe haber sido un proceso más bien placentero, ya que la manera de ganar peso fue beber cartones de helado derretido. Ryan estaba seguro de que se veía exactamente como su personaje debía verse y estaba muy satisfecho con el trabajo que había realizado en función de la película. Pero resultó que la idea que Jackson tenía del personaje era muy diferente de la que tenía Gosling y el actor fue inmediatamente despedido cuando se presentó en el escenario. Así es que la situación resultó trágica para el actor: no sólo se engordó, sino que perdió el papel que tanto esperaba en la película.

2. Charlize Theron

Charlize Theron

Charlize realmente se merecía ganar el Oscar a la mejor actriz, en 2003, con la película “Asesina en Serie” (Monster). Para obtener el papel de la prostituta y asesina en serie, Aileen, Charlize literalmente se convirtió a sí misma en un monstruo: se afeitó las cejas y ganó 30 libras, lo que la hacía ver bastante atemorizante. La actriz confesó que el proceso de ganar peso no fue muy malo, ya que las papas fritas, que contribuyeron seriamente a lograr el objetivo, son una de sus comidas favoritas. Aunque Charlize se veía muy convincente en su nuevo cuerpo y su desempeño fue aceptado sorprendentemente bien por la crítica, a ella realmente no le gustaba como se veía y se las arregló para volver a ponerse en forma rápidamente luego del estreno.

3. Jared Leto

Jared Leto

Uno de los ejemplos más impactantes de cuánto sacrificaría un profesional por su carrera, fue demostrado por Jared Leto, actor y director de la famosa banda de rock Treinta Segundos a Marte (Thirty Seconds to Mars). Para obtener el papel de Mark Chapman, el asesino de John Lennon, Leto tenía que ganar 67 libras para verse más convincente – y no fue tan difícil: el comer cantidades ilimitadas de piza, pasta, chocolate y prácticamente todo lo que normalmente evitaría, lo convirtieron en una persona totalmente distinta. Tampoco fue difícil perder el peso extra, Leto recuperó su forma normal poco tiempo después de terminada la filmación, pero las consecuencias del experimento fueron considerables: tuvieron un grave impacto en la salud del actor, lo que le hizo prometer que nunca más ganaría libras para un papel, ni arriesgaría su salud de una forma tan estúpida de nuevo.

Jared Leto

Pero muy pronto se olvidó de su juramento y se puso a sí mismo en otro peligro: para interpretar el papel de un transexual in “El Club de los Desahuciados” (Dallas Buyers Club), ya estando en perfecta forma, Leto perdió 40 libras adicionales. Como confesó luego, para alcanzar los resultados simplemente dejó de comer. También dijo que tan impactante cambio lo había transformado en una persona diferente y no sólo físicamente. Y eso no es muy difícil de creer: si uno mira dos fotos de Leto, una del “Capítulo 27” (en el que interpretó a Mark Chapman) y una de “El Club de los Desahuciados”, difícilmente adivinaría que el rechoncho “nerd” y el transexual distrófico son en realidad la misma persona, quien en la vida real es conocido como una de las celebridades masculinas más sensuales y es adorado por millones de fanáticos de todas partes del mundo.

4. Renée Zellweger

Renee Zellweger

Renée Zellweger es una innegable campeona entre las celebridades que han experimentado con sus cuerpos para obtener los papeles en distintas películas. Para interpretar el papel de Bridget Jones, una mujer solitaria en sus treinta y tantos, quien buscaba la felicidad desesperadamente, Renée tuvo que ganar 20 libras, que equivalían a 8 tallas más que su apariencia normal. Y eso no fue todo. Luego de regresar a su talla normal para el papel del musical “Chicago” – y simplemente para verse bien – de nuevo tuvo que ganar peso extra, ya que venía la continuación de “El Diario de Bridget Jone” (Bridget Jone’s Diary) y, como una verdadera profesional, la actriz no podía permitirse perder ese papel, que para ese momento ya la había vuelto extremadamente popular.

5. Matt Damon

Matt Damon

Si para algunos actores, especialmente para las mujeres, ganar peso es frecuentemente frustrante y atemorizante, para Matt Damon, quien es considerado uno de los actores más atractivos del mundo, acumular 30 libras fue una verdadera diversión. Para el papel en la comedia oscura de Steven Soderbergh “El Soplón” (The Informant), en la que Damon interpretó a un informante del gobierno, él había estado preparándose muy cuidadosamente: comer en McDonald y beber cerveza negra en cantidades ilimitadas, es un trabajo por el que todo hombre que se respete lo daría todo.

Resulta que la vida de las celebridades no es tan sencilla. Muchos de ellos están pasando por momentos muy duros atravesando distintas dietas y dedican meses en centros de “fitness”: deben estar en perfecta forma en cada segundo, de otra manera no obtendrán el papel que desean, las entradas a sus conciertos no se venderán a sus decepcionados fanáticos y los inmisericordes omnipresentes paparazzi destruirán su carrera en un momento. Pero lo peor es cuando tienen que lograr verse horribles intencionalmente – sólo porque el papel lo requiere.