Riesgos arquitectónicos: Las 5 principales edificaciones impactantes del mundo

Anuncios

1. El Kunsthaus

Graz, Austria

Kunsthaus

El Museo de Arte Graz, diseñado por Peter Cook y Colin Fournier en 2003, es infaltable para aquellos que realmente pueden entender las últimas tendencias del arte contemporáneo. Los gigantescos “picos” que sobresalen del techo son de hecho paneles solares que permiten al edificio generar su propia energía y lo hace ecológico.

Gracias a la extraña arquitectura y a su sistema computarizado único que ilumina al edificio desde abajo de los paneles acrílicos trasparentes del techo, el Museo recuerda a una criatura sobrenatural e incluso a veces es llamado un “alienígena amistoso”. Siendo uno de los más grandiosos locales de exhibición, este edificio altamente funcional y técnico, cumple con todos los requisitos que podrían ocurrírseles a los más exigentes propietarios de arte moderno.

2. El Zapato Casa de Haines

Hallam, Pensilvania

The Haines Shoe House

El Zapato Casa de Haines, diseñado por Mahlon Haines en 1948, es un ejemplo de espectacular publicidad de carretera que fue muy popular a principios del siglo XX. Mahlon Haines era vendedor de zapatos y la casa es una copia de su modelo mejor vendido – zapatos corte alto de trabajo. Haines nunca vendió calzado desde el Zapato, ni tampoco vivió él mismo allí. En su lugar, invita personas a celebrar su aniversario o incluso a hospedarse allí por un par de días.

El poder publicitario de la Casa demostró ser tan grande que Haines nunca exigió ningún pago por hospedarse en la misma, ya que la cantidad de zapatos comprados por los visitantes fue tremenda y cubrió todos los gastos de construcción. La Casa Zapato aún está abierta al público, así es que si quieres sentirte como un gnomo metido en una enorme y confortable bota, debes recordar su dirección.

3. La Casa Torcida

Sopot, Polonia

The Crooked House

La Casa Torcida, diseñada por los arquitectos Szotynscy y Zaleski en el 2004, ahora aloja al centro comercial y definitivamente es una de las atracciones turísticas más populares de Polonia. Cuando visitas la casa, no puede faltar tu foto en el frente de la Casa Torcida, y si no, ¿cuál es el motivo de ir hasta allá?

Cuando miras la construcción, al principio te confundes mucho: es difícil de entender si le pasó algo a tus ojos y ves todo borroso o si de repente te encuentras dentro de un cuento de hadas en el que las casa pueden tener cualquier forma posible. Las tejas azules y verdes del techo hacen lucir al edificio como un dragón fantástico, especialmente de noche, cuando todo está iluminado. Aunque el edificio es realmente asombroso en el exterior, en verdads no hay mucho que ver en el interior: un par de tiendas y una cafetería pueden parecer un poco decepcionantes después de todo.

4. El Museo de Guggnheim

Bilbao, España

Guggenheim Museum

El Museo de Guggenheim, conocido también como el Palacio de Escamas de Pescado, es una verdadera fiesta para los ojos tanto en el interior como en el exterior. Abrió en 1997 y cambió totalmente la visión moderna del arte contemporáneo y en particular de la arquitectura. Desde un principio, la idea de construir el museo fue intentar revitalizar la economía de la ciudad de Bilbao – y el intento fue más que sólo exitoso.

El museo que es capaz de albergar las más grandiosas exhibiciones de arte contemporáneo del mundo y que en sí mismo es una asombrosa pieza de arquitectura moderna, atrae anualmente a millones de turistas de alrededor del mundo, lo que ha posibilitado la recuperación de los costos de construcción durante los primeros años. El museo ahora incluye obras contemporáneas junto a exhibiciones más tradicionales tales como pinturas de artistas de la segunda mitad del siglo XX.

5. Mary Axe de la calle 30

Londres, Reino Unido

30 St Mary Axe

El Mary Axe de la calle 30, el rascacielos del distrito financiero de Londres, debido a su inusual forma es más conocido como. El edificio fue erigido en el 2003 en el lugar que ocupaba el Baltic Exchange que, 10 años atrás, había sido casi completamente destruido por la explosión de bombas.

Aunque se ha convertido en uno de los símbolos del Londres moderno y no puede faltar para los turistas, junto con el Palacio de Buckingham y la Plaza Trafalgar, no está abierto al público, así es que a menos que tengas un negocio que hacer dentro del edificio, puedes disfrutar su belleza y esplendor sólo desde cierta distancia. Y si quieres tomar unas fotos verdaderamente buenas frente a El Pepinillo, asegúrate de ir en domingo, de otra manera te encontrarás allí con miles de empleados de oficina que harán difícil disfrutar de la belleza del paisaje.